Anuncio
Anuncio

El Departamento de Estado estadounidense ubicó, por tercer año consecutivo, a México como un país corrupto, tanto en el sector público como en el privado, donde es muy común el pago de sobornos a funcionarios del Gobierno, la falsificación de facturas y otros fraudes como el desvío de fondos públicos a empresas de forma ilícita.




Sin embargo, Cada año, Transparencia Internacional, cuya sede se encuentra en Berlín, elabora un "Informe sobre la percepción de la corrupción de organizaciones e instituciones a nivel internacional", con una evaluación en una escala de 0 a 100, a través de la cual se clasifican  de la más virtuoso al más corrupto.

En este informe el Partido político de México (PRI), obtuvo una calificación de 45.



Cabe señalar, que en lo que va del sexenio del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, los excesos son más públicos que nunca y han acercado a los mexicanos a un punto de quiebre.



Ciudadanos empoderados, leyes de transparencia y medios con mayores libertades han expuesto los esquemas que han utilizado los gobernadores para desviar fondos públicos para su uso privado. Sin embargo, aunque esto ha dejado un rastro de evidencia de las ofensas, son pocos los gobernadores que han enfrentado la justicia.

Mientras tanto en México, 83 de cada 100 ciudadanos percibe al PRI como el partido político más corrupto, reveló el Corruptómetro, un estudio de opinión realizado cada mes por Opciona.



Sobre la percepción de "honestidad" y "corrupción" de las principales instituciones y organizaciones sociales, la familia, las ONGs y el ejército son consideradas las menos "corruptas" con 6, 33 y 38% de las opiniones, respectivamente, destacan los resultados del estudio


Déjanos tu comentario:

Anuncio